La cédula de ciudadanía es el documento a través del cual un ciudadano ejerce sus derechos civiles y políticos. Con el avance de la tecnología, la cédula digital nos permitirá guardar toda nuestra información en nuestros dispositivos móviles, incluyendo huella dactilar, fotografía e historia clínica.

La importancia de la cédula de ciudadanía

Es el único mecanismo con el que podemos acreditar nuestra personalidad como titular en todos los actos jurídicos o situaciones donde se requiera. Según la Corte Constitucional, la cédula de ciudadanía tiene tres funciones primordiales: 1) identificar a las personas, 2) permitir el ejercicio de sus derechos civiles y 3) asegurar la participación de los ciudadanos en la actividad política. De esta manera, se entiende que la cédula es una forma de identificación que permite la individualización del sujeto en sociedad.

La Registraduría Nacional, a través de la Registraduría Delegada para la Identificación y el Registro Civil, almacena y custodia los datos de todos los colombianos como: datos de nacimiento, matrimonio, defunción, así como los de identificación, los asociados al documento de identidad y los biométricos dactilar y facial. Esas bases de datos se vienen actualizando hace varios años, pasando de un formato físico a un formato digital.

Inicialmente, los datos biométricos eran capturados con tinta y sobre una cartulina, hoy en día esos datos biométricos se obtienen con captores biométricos de última tecnología y cámaras fotográficas digitales de alta resolución. Dicho esto, podemos comprender por qué la nueva cédula digital será una oportunidad para actualizar las bases de datos biométricas que custodia y administra la Registraduría.

Buenas prácticas internacionales

Los modelos de identificación electrónica de las personas han tenido una evolución importante a nivel mundial, así como los niveles de autenticación que deben emplearse. El modelo eIDAS (servicios electrónicos de identificación, autenticación y confianza) es un reglamento de la Unión Europea sobre identificación electrónica y servicios de confianza para transacciones electrónicas en el mercado único europeo. La Registraduría, en su proceso de identificación de los colombianos, ha venido empleando buenas prácticas internacionales, y por ello en el país es hoy una realidad la biometría facial y la cédula digital.

Seguridad de la cédula digital

Desde mayo del año 2000 se expide el actual formato de cédula de ciudadanía, basado en tecnología AFIS (Automated Fingerprint Identificación System), la cual permite la verificación automática de la identidad de las personas con la comparación de las huellas dactilares. Este sistema impide que se le otorguen dos cédulas con identidades diferentes a una misma persona. A partir del 1ro de enero de 2010, este es el único documento de identificación válido para todos los colombianos mayores de edad. Después de más de 20 años de vigencia del documento de identidad actual, sin duda, es momento que Colombia de un salto hacia la identidad digital y con ello a la cédula digital.

Por un lado, será necesario conservar un instrumento plástico debido a la brecha digital que aún existe en nuestro país. A este lo podemos denominar: cédula física digital. Por el otro lado, tendremos que dar el paso a una cédula 100% digital, en la que podremos almacenar toda nuestra información en nuestros dispositivos móviles y nos facilitará muchísimo la vida a todos los ciudadanos.

  • Cédula actual física: Están impresas en un producto sintético micro-poroso de alta resistencia llamado Teslín y revestidas con un laminado de seguridad. El laminado anverso cuenta con diversos niveles de seguridad tales como la impresión de microtextos, fondos antifotográficos, orlas de seguridad, tintas metálicas y fluorescentes, así como el código de barras en dos dimensiones, que contiene información alfanumérica y dactilar del ciudadano. Si bien el documento actual es seguro, también es cierto que se logra falsificar y, por tanto, el formato es vulnerable.
  • Cédula física digital: Será más segura con materiales a la vanguardia de países como Alemania, Suiza, España e Italia, donde el documento de identidad es en policarbonato y contiene un chip que almacena de manera cifrada la información de la persona. El policarbonato en su forma pura tiene una ventaja sobre los demás materiales, ya que es delaminable, esto es, no se puede levantar la lámina de seguridad sin destruir por completo el documento y, por ende, es inseparable. Además, la cédula física digital deberá contar con láser (microperforado) para incluir los datos en el documento, fibrillas luminiscentes, tintas invisibles, y un chip o preferiblemente un código QR que permita almacenar la información. La ventaja del código QR sobre el chip es que éste último requiere de un dispositivo de lectura lo que hace más costosa la operación.
  • Cédula 100% digital: Se almacenará en nuestros dispositivos móviles. Este documento deberá tener una representación gráfica igual al documento de la cédula y un código QR u otra tecnología similar que permita almacenar datos y cifrarlos. La tecnología de almacenamiento seguro en código QR permitirá almacenar información importante del ciudadano como su certificado digital para autenticar la identidad o plantilla biométrica de la impresión dactilar, la fotografía digitalizada del ciudadano, la imagen digitalizada de la firma manuscrita o los datos de filiación correspondientes. En un futuro se podrán almacenar documentos como la historia clínica electrónica, antecedentes judiciales, entre otros.

Por: Héctor José García Santiago. Director Académico Observatorio de Gobierno y TIC Universidad Javeriana. Presidente Camerfirma Colombia.