Entre enero y abril de 2022 se denunciaron 3.773 casos de ciberdelitos. De esta cifra 2.827 han sido por fraude informático y 946 por suplantación de identidad. 

La protección de los datos personales es un derecho y un deber que deben proteger y garantizar las entidades públicas y privadas. Por tal razón, el sector empresarial en conjunto con la Universidad Javeriana, el Observatorio de gobierno y TIC, la escuela Javeriana de Gobierno y ética Pública y Bancolombia, realizaron una investigación para conocer cómo está el país en este tema y cuáles son los desafíos que se enfrentan para proteger la privacidad de las personas en el mundo digital. Estos hallazgos fueron publicados en el libro, “Retos éticos del tratamiento de datos personales en el sector financiero”, que salió el pasado1/05/22.

“La información se ha convertido en un importante activo corporativo que demanda ser regulada para respetar la privacidad de las personas, sin que ello impida la ejecución de actividades comerciales”: Andrés Salcedo, Coautor del libro (Retos éticos del tratamiento de datos personales en el sector financiero).

Este libro permite conocer las necesidades del país en materia de datos: “Colombia requiere modernizar sus normas dando un enfoque parecido al de la Unión Europea. En el caso específico del sector financiero, la regulación se debe enfocar en la protección del habeas data y en la seguridad del consumidor financiero”: Héctor García, director del observatorio de gobierno y TIC de la universidad Javeriana.

Bancolombia colaboró de manera activa en la investigación, al aportar su experiencia en los miles de casos de fraude que se presentan a diario, esto facilitó que el libro tuviera un enfoque práctico, permitiendo verificar cómo las nuevas tecnologías en el sector financiero pueden dar origen a retos éticos respecto del tratamiento de datos personales. Contamos con el apoyo de las áreas de cumplimiento y protección de datos personales a través de personas que conocían no solamente la normativa sobre tratamiento de datos personales, sino también el enfoque de la temática en el sector financiero”, confirmó Salcedo.

Esta publicación evidencia los retos constantes que tiene la legislación vigente por implementar tecnologías que eviten fraudes, suplantación de identidad, robo de información y otros delitos que cada día se cometen afectando el bolsillo de los colombianos.

El mundo se mueve, se relaciona y se comunica de forma electrónica: las compras, los contratos, las reuniones, las audiencias y el trabajo llamado ahora “home office”, entre otras cuestiones, se ejecutan de forma remota. En todos estos campos la tecnología ha facilitado las cosas, pero pocas veces se toman medidas de seguridad adecuadas, por ejemplo, las personas que usan plataformas electrónicas para compras y pagos online no tienen la precaución de verificar la página o el dominio correcto o que cuente con un certificado SSL actualizado.

Esto pone en riesgo su información personal e incluso, su patrimonio, dado que los delincuentes pueden utilizar los datos para sustraer dinero de su cuenta bancaria. Por eso, la promoción de la tecnología debe ir acompañada de pedagogía. En esta investigación se pueden encontrar estos casos más comunes de fraude, cómo las entidades los han evidenciado y contrarrestado y de qué manera es necesario estar constantemente advirtiendo a los ciudadanos que no sean presas fáciles de los delincuentes cibernéticos.

¿Cómo está Colombia frente al tratamiento de datos?

En Colombia falta regular el uso de estas nuevas tecnologías, capacitar a los responsables de estas plataformas y prepararlos en políticas de tratamiento de datos personales.

La investigación se basó en casos reales para hacer el análisis, por ejemplo, se evaluó la posibilidad que tuvo el Estado de obtener información personal de los ciudadanos con la finalidad de detener la propagación del COVID-19 o la captación de datos por parte del sector bancario a través de herramientas como chatbots.

Estas páginas permiten mostrar una metodología que plantea de forma general los pasos que se deben surtir para resolver los retos éticos que se presentan en el día a día. Sin embargo, hay que saber que cada caso requiere de un análisis particular en torno a la ponderación de derechos.

Los autores del libro conocen la legislación de tratamiento de datos personales en Colombia y en el mundo, asesoran al sector empresarial respecto de esta temática y, además, realizan proyectos que involucran el derecho y las nuevas tecnologías.